"Entre lo que se alucina, lo que se quiere ver, lo que se ve realmente y lo que no se ve, el juego es infinito: es ahí donde tocamos la parte más íntima del cine". Serge Daney.

13 de julio de 2012

Laberintos, pasiones, imágenes


"El laberinto: simboliza el trabajo paradójico por el cual el sujeto se aplica a construirse dificultades, a encerrarse en los callejones sin salida de un sistema. Es el espacio mismo de lo obsesivo. El laberinto es el espacio de la clausura activa (≠ celda cerrada: no hay más que quedarse en un rincón, salvo si se es Edmond Dantès). Trabajo incesante y vano para salir. El sujeto contribuye a su propio encierro por medio de sus esfuerzos para salir. (...) Ejemplo: sistema de una pasión amorosa; dentro de ella, ninguna salida y, sin embargo, trabajo inmenso. Para salir: acto casi mágico; percepción de otro sistema, al cual hay que pasar: el hilo de Ariadna. Este estado es bien simbolizado por el laberinto; sistema inextricable de cercos a cielo abierto: no hay techo (episodio del Satiricón de Fellini). Quiere decir que, para alguien del exterior (visión desde lo alto), la solución es evidente, pero no para aquél que está dentro: caso típico de la situación amorosa."

Roland Barthes, en Cómo vivir juntos (Buenos Aires, Siglo XXI, 2005). La imagen pertenece a la obra maestra de Jim Henson, Laberinto (1986).

3 comentarios:

Manipulador de Alimentos dijo...

Que buena descripción y más aun, comparación con algunas situaciones cotidianas en las que nos vemos envueltos.

Si fuésemos más realistas, tal vez sería más facil encontrar la salida a nuestros laberintos.

Carnet de Manipulador de Alimentos

Cesar Arturo Heil dijo...

Copado... Barthes y toda su retorica sobre el cine y otros temas

Hernán dijo...

Así es, César. El pensamiento y las ideas de Barthes siempre están vivos.

Publicar un comentario